Preguntas Frecuentes

¿Qué es la huella ambiental?

Es el efecto que cada persona, organización o producto tiene a lo largo de su ciclo de vida. Por ejemplo, en una persona, la huella ambiental es la suma de la energía que consume, la cantidad de emisiones de CO2 que genera, el agua que consume, los desechos que produce, entre otros. En el caso de un producto, como una hamburguesa, su huella ambiental es todo que se necesita de la naturaleza para producirla: agua, alimentación para el ganado, energía, producción y transporte.

De acuerdo a qué tipo de recurso se trate, existen diversos tipos de huellas y cómo medirlas:

  • Huella de carbono:

    Mide cantidad de emisiones de CO2 que realizamos a la atmósfera como parte de nuestras actividades diarias o en los procesos de producción. Se mide en toneladas equivalente de dióxido de carbono (tCO2eq). Si deseas conocer tu huella de carbono (carbon footprint en inglés), puedes visitar estas calculadoras:

  • Huella hídrica:

    Se refiere a la cantidad de agua dulce que consumimos en nuestra vida diaria (uso directo), así como la que se necesita para producir los bienes que consumimos (uso indirecto). Puede expresarse en litros de agua al día para las personas y en metros cúbicos para empresas y organizaciones. Si deseas conocer tu huella hídrica puedes visitar esta calculadora de la Autoridad Nacional del Agua (ANA):

  • Huella de residuos sólidos:

    Es la cantidad de residuos orgánicos e inorgánicos que produces al día como parte de tus actividades. Se expresa en kilos por día. En el Perú, una persona promedio produce un kilo de desechos cada día. En esta página podrás calcular la cantidad de desechos que produces

  • Huella ecológica:

    Es una herramienta de contabilidad de los recursos naturales que parte de un enfoque integral. Compara la demanda de recursos naturales de nuestra sociedad con la capacidad de la naturaleza de satisfacer dicha demanda; su objetivo es mostrar los activos ecológicos disponibles y dónde se están utilizando. Esta herramienta es vital para hacer frente a los riesgos de nuestro actual sobreuso de recursos a nivel nacional y global. En la página de Global Footprint Network podrás medir tu huella ecológica (escoge la versión en español)

Cada Huella nos da indicaciones sobre el efecto de nuestras costumbres y comportamientos sobre los recursos y la salud del planeta. Mide tu huella frecuentemente con las diferentes calculadoras y crea un registro de cómo va evolucionando.

¿Qué son los servicios de la naturaleza?

Imaginemos a la Tierra como una enorme fábrica de bienes y servicios que todos utilizamos: agua limpia, aire puro, terrenos estables donde vivir, alimentos, recursos para la producción, espacios verdes donde relajarnos, montañas y nevados que forman parte de la cosmovisión de poblaciones indígenas. A todos ellos –y otros más– se les denomina servicios de la naturaleza, ambientales o ecosistémicos.

La sociedad y la economía no existirían sin los bienes y servicios que nos proveen los ecosistemas naturales. Por ejemplo, si los ecosistemas perdieran la capacidad de regular el ciclo del agua, o si las abejas desaparecieran impidiendo la polinización natural de las plantas, entonces la vida se haría más difícil para quienes la habitamos, incluso desencadenando una crisis mundial a niveles social y económico.

En 2005, la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio definió a los servicios de la naturaleza como “los beneficios que la gente obtiene de los ecosistemas” y propuso una clasificación para ellos: sostenedores, reguladores, provisionadores y culturales.

  • Los servicios de provisión son los que brindan recursos de uso directo por los seres vivos, como agua, alimentos, madera, fibras vegetales, combustible, necesarios para las actividades diarias.
  • Los servicios de regulación son aquellos que mantienen en adecuado funcionamiento al planeta y sus recursos, como el control del clima, la circulación del agua y el control de la erosión.
  • Los servicios culturales son los que nos brindan valores espirituales, esparcimiento, educación. Por ejemplo, un paisaje bien conservado nos permite disfrutarlo en diversas actividades como el turismo y el deporte, así como es parte primordial para la religión de muchas personas.
  • Los servicios sostenedores se encargan del reciclaje de nutrientes, la formación de los suelos y la fotosíntesis. Como su nombre lo indica, son aquellos que se encargan de ‘sostener’ las funciones básicas del planeta.

A pesar de su vital importancia, nuestra sociedad y nuestra economía no reconoce los servicios que nos provee la naturaleza y por consiguiente la mayoría de ellos están sufriendo un proceso de degradación.

Existen formas de hacer que estos servicios se mantengan y la naturaleza se restaure. A esto le llamamos esquemas de retribución o incentivos por servicios ecosistémicos. Se trata de forjar alianzas entre los usuarios de los servicios y aquellos que los mantienen a través de su trabajo de conservación y de sistemas de producción sostenible. El servicio que brinda Regenera es una forma de retribución mediante la compensación de la huella de carbono.

¿Cómo puedo reducir mi huella ambiental?

Existen muchas formas en las que podemos contribuir con la reducción de nuestra huella ambiental. Algunas exigen un cambio profundo en nuestros hábitos, mientras que otras requieren solo un poco de orden en nuestra rutina. En términos generales, debemos revisar nuestro patrón de consumo y hacerlo más eficiente.

A continuación, te presentamos una lista de cambios y acciones que puedes adoptar para que tengas una huella más pequeña:

  • Come menos carne

    Es difícil para muchos, pero toma en cuenta que la industria de la carne genera casi un tercio de los gases de efecto invernadero global. Llevar una vida vegetariana o vegana es lo más recomendable, pero si no estás dispuesto a dejar de comer carne, entonces trata de reducir su consumo a una o dos veces por semana, evitando lar carnes rojas que son las que tienen el impacto ambiental más negativo.
  • Ahorra energía

    Evalúa tu consumo de energía en casa y en el trabajo. Usa tecnología LED para iluminar, desenchufa los electrodomésticos que no estás utilizando, evita mantener cargados los dispositivos que requieren de carga. Y si está dentro de tus posibilidades, adquiere fuente renovables de energía, como paneles solares. Si gerencias una empresa grande, averigua sobre energías renovables de tu proveedor eléctrico.
  • Muévete sin motores

    El ahorro de los conbustibles fósiles es un punto importante en la reducción de nuestra huella ambiental. Si tienes un auto, utilízalo de forma responsable, organiza bien tu agenda diaria para evitar trayectos inncesarios. Utiliza gas natural de ser posible. Trata de moverte en bicicleta, camina más, utiliza el trasnporte público. Si no puedes prescindir del auto, organiza un carpool, es decir, movilízate en grupos, así ahorras combustible. Si eres un usuario frecuente de aviones, trata de reducir tus vuelos al máximo.
  • Consume responsable

    Parte del problema actual es que nuestros patrones de consumo se han disparado, haciendo que las empresas produzcan cada vez más. Haz que tu moda sea usar la ropa y equipos hasta que se agoten, no cambiarlos si aun funcionan bien.
  • Cuida lo que comes

    En promedio, una familia desperdicia el 30% de sus alimentos. Compra tus alimentos de forma responsable, cocina lo necesario. Porcionar tus alimentos te ayudará a minimizar las sobras. Verás como esto impacta de forma positiva en tu economía (y en el planeta).
  • Compra local

    En la medida de lo posible, compra tus alimentos frescos, de preferencia de productores locales. En muchas ciudades existe una variada oferta de ferias que venden productos orgánicos, explora tu ciudad en su búsqueda.
  • Elimina el plástico de un solo uso

    Botellas, sorbetes, bolsas, menaje, elimínalos de tu vida. Existen en el mercado numerosas alternativas para suplantarlos. Haz de esta práctica un hábito, es más fácil de lo que crees.
  • Recicla

    Segrega tus residuos y recicla todo lo que puedas: plástico, papel, vidrio, pilas, artefactos eléctricos, baterías, todo tiene un punto de reciclaje en tu ciudad. Si deseas dar un paso más, fabrica compost con tus desechos orgánicos.
  • Cuida el agua

    Este es el elemento primordial para la vida, y es el que más va a escasear conforme la crisis climática avance. Báñate solo por 5 minutos, cierra el grifo cuando te cepilles los dientes, cuando laves tu servicio, haz más eficiente tu sistema de lavado de ropa, revisa constantemente tus tuberías y sistemas de tu hogar y oficina en busca de posibles fugas.

¿Cómo puedo transformar mi huella ambiental en acciones positivas?

No es suficiente reducir nuestra huella ambiental, es clave también realizar acciones concretas para tener un impacto neto positivo en el planeta. Aquí algunas ideas para empezar:

  • Planta árboles o ayuda a restaurar la naturaleza

    Los árboles son el mejor mecanismo para capturar carbono del aire. Busca en tu localidad organizaciones que apoyen la reforestación de espacios degradados y participa como voluntario. Si tienes el espacio suficiente, planta árboles en tu jardín, en la puerta de tu casa. Únete a tus vecinos y transforma tu barrio o vecindario con árboles. Además de la captura de carbono los árboles crean un microclima templado en los meses de calor, estabilizan el suelo, mejoran el ornato y criarlos te dará mucha alegría.
  • Cuida el mar

    Sabemos que los océanos –que cubren el 71% de la superficie terrestre– están amenazados por la contaminación y el calentamiento global. Cuando visites la playa, no arrojes basura y deja el espacio que ocupaste lo más limpio posible. Recuerda que los desagües de las principales ciudades terminan en el mar, muchas veces sin tratamiento previo, así que piensa bien en lo que arrojas por los inodoros y los lavaderos. El aceite de cocina usado es un fuerte contaminante. Si puedes, participa de campañas de limpieza de playas, hay muchas iniciativas activas.
  • Apoya áreas protegidas o protege naturaleza en tu localidad

    Si vives cerca a áreas naturales protegidas puedes ser guardaparque voluntario o participar de las actividades que las jefaturas del área organicen de acuerdo a tus habilidades o profesión, como vigilancia, restauración, monitoreo, entre otras. Desde las ciudades también podemos apoyar con trabajo voluntario en campañas específicas y cuando las visitamos como turistas respetando la naturaleza y las indicaciones de los guardaparques. Si en tu localidad hay áreas naturales sin protección o degradadas puedes unirte a tus vecinos para apoyar su cuidado o restauración.
  • Escoge uno de los planes de Regenera para apoyar a pobladores rurales a cuidar sus tierras

    En todo el mundo, hay personas que están trabajando día a día por proteger y restaurar espacios naturales –bosques, humedales, praderas– que brindan servicios a la cuenca y al país donde se ubican. Regenera cuantifica estos servicios y conecta a estos pobladores y comunidades rurales con personas y empresas que quieren reconocer su esfuerzo.

¿Cómo funciona Regenera?

En Regenera trabajamos con aliados urbanos para medir, reducir y compensar su huella ambiental, apoyando a guardianes rurales para conservar y restaurar la naturaleza en el Perú. Así, contribuimos a resolver el problema de la degradación de ecosistemas y el cambio climático, en línea con las políticas y valores de nuestro país. El 80% del pago por compensación es dirigido a nuestros guardianes rurales y aliados técnicos, divididos de esta manera:

  • 60% para las comunidades y propietarios privados que realizan los trabajos de conservación, protección y restauración de sus tierras.
  • 20% para los aliados técnicos, organizaciones que trabajan de la mano con los guardianes y garantizan el cumplimiento de los acuerdos.

Así trabajamos con los aliados urbanos

  • Conoce: ayudamos a personas, organizaciones y empresas a medir su huella de carbono, ya sea mediante una calculadora abierta o un inventario detallado de acuerdo a una metodología de medición adecuada a cada caso.
  • Mejora: sugerimos formas de reducir las emisiones, para luego compensar la huella residual con acciones de conservación y reforestación realizadas por nuestros guardianes.
  • Comparte: transferimos el 80% de los ingresos por compensación, sea personal o empresarial, a nuestros guardianes rurales.

Así trabajamos con los guardianes rurales y aliados técnicos

  • Conoce: los guardianes rurales –que cuentan con títulos y derechos claros sobre sus territorios– son asesorados para conocer el carbono y otros activos naturales en sus ecosistemas.
  • Mejora: se apoyan acciones de organización, vigilancia, restauración y producción sostenible. Establecemos un esquema de incentivos por resultados de deforestación evitada y restauración de ecosistemas. Realizamos una evaluación mensual y anual del trabajo, lo cual se debate y aprueba en su Asamblea Comunal o de Asociados.
  • Comparte: el pago que reciben los guardianes se invierte en: (1) pago de salarios / jornales comunales, (2) prioridades comunales como educación, salud y energía, y (3) necesidades familiares según acuerdo de Asamblea.

Así nos alineamos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Trabajar con Regenera es una forma concreta de trabajar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, pues estamos alineados a alcanzar las siguientes metas:

  • Fin de la pobreza: estamos dando valor al capital natural renovable, un activo de las poblaciones rurales pobres.
  • Igualdad de género: trabajamos con comunidades y organizaciones donde se promueve la igualdad de género.
  • Agua limpia y saneamiento: contribuimos con la regulación y la seguridad hídrica en diversos paisajes.
  • Energía no contaminante: Promovemos el uso de energías renovables.
  • Trabajo decente y crecimiento económico: generamos puestos de trabajo para poblaciones rurales
  • Acción por el clima: apoyamos a reducer emisiones y capturamos carbono en ecosistemas.
  • Vida submarina: protegemos ríos y lagos, y venimos iniciando trabajos en ecosistemas marino-costeros.
  • Vida terrestre: cuidamos más de 50,000 hectareas bajo acuerdos de conservación y restauración.
  • Alianzas para los ods: impulsamos alianzas público-privadas comunales.